Instalación de repartidores de costes: Conoce los plazos que establece la ley

valvula termostatica

Instalación de repartidores de costes: Conoce los plazos que establece la ley

Un gran número de comunidades de vecinos disponen de calefacción central y se han visto afectadas por el Real Decreto 736/2020 del 6 de Agosto, que establece la obligación de instalar contadores individuales en edificios con Sistema de calefacción y refrigeración central. Esta normativa establece la obligación de contabilizar correctamente el consumo individual en comunidades de edificios construidos antes del 1998 en zonas climáticas C, D y E,  y deberán de instalar repartidores de costes de calefacción en un plazo determinado, que te explicaremos a continuación. 

Los repartidores de costes son unos dispositivos o contadores que permiten conocer el gasto individualizado, también denominado calorímetro, se instala en todas las viviendas cuyos edificios tengan calefacción central  con una instalación en columna. La medida servirá para determinar la potencia que transfiere al radiador, y de esta forma, conocer los gastos de consumo de cada vivienda. 

La instalación de los repartidores de costes puede suponer un ahorro económico medio del 24% del gasto total del edificio y, por tanto, en la mayor parte de los casos la inversión necesaria para instalar los dispositivos queda recuperada en un plazo inferior a cuatro años. Además, aumenta la autonomía de los usuarios para decidir cómo optimizar su consumo y mejorar el confort de su vivienda. 

La aprobación de la normativa beneficiará a los consumidores porque supone un mayor control del gasto energético y del confort ya que pagarán exclusivamente la energía consumida; y también beneficiará al medio ambiente, a través de la eficiencia energética se evita el despilfarro de energía que suele ser habitual en las calefacciones centralizadas. 

¡Conoce los plazos de instalación de los repartidores de costes!

El Real Decreto establece un calendario gradual para el cumplimiento de la obligación, estableciendo dos plazos: La fecha límite para la obtención de, al menos, un presupuesto estandarizado (plazo finalizado). Y en segundo lugar, la fecha límite para instalar los repartidores de costes. 

En el siguiente cuadro podemos observar los plazos establecidos en dicha Ley:

Tomamos como ejemplo la Comunidad de Madrid, localizada en la zona geográfica D, el plazo para instalar los repartidores de costes en edificios de más de 20 viviendas finaliza en octubre del 2022; en cambio, para los edificios de menos de 20 viviendas el plazo se extiende hasta el 1 de marzo del 2023

No dejes pasar los plazos, y contacta con Remica, instalador habilitado de individualización de consumo, ofreceremos la mejor alternativa para el ahorro energético y la mejora del confort en su hogar. ¡Solicita un presupuesto para realizar la instalación de repartidores de costes!

 

Las válvulas termostáticas, el complemento perfecto del repartidor de costes

Sin embargo, para lograr un consumo individualizado y conseguir el mayor confort térmico, también es necesario instalar válvulas termostáticas. Estos aparatos permiten su regulación automática, manteniendo la temperatura constante deseada en cada habitación. Si se producen cambios de temperatura, el cabezal reacciona automáticamente abriendo o cerrando la válvula para mantener la temperatura constante.

Por tanto, la función del repartidor consiste en medir el consumo de la calefacción, mientras que la válvula termostática sirve para regular la temperatura con el objetivo de lograr un buen rendimiento y confort térmico.

Estos pequeños aparatos tienen dos partes diferenciadas: la válvula termostatizable y los cabezales termostáticos. La primera opción une las tuberías con la instalación, mientras que el segundo elemento, se dedica a regular el caudal de agua. Asimismo, los cabezales pueden ser termostáticos, manuales y electrónicos. 

Los cabezales termostáticos con selector contienen un ajuste de temperatura mediante un mando giratorio con una escala de regulación que corresponde a una temperatura aproximada.  En cambio, los cabezales manuales permiten abrir o cerrar el radiador de manera manual, se instalan en zonas húmedas y de paso como cocina, baño y pasillo. 

Por último, podemos encontrar los cabezales electrónicos y con actuación a distancia. Estos permiten programar el horario y la temperatura en cada habitación a través de un teclado sobre el propio cabezal que lleva incorporada una pantalla de cristal líquido. A través de estos cabezales podemos programar con un cronotermostato centralizado, que habitualmente se ubica en el salón y también pueden controlarse vía internet mediante un smartphone o tablet.

Las ventajas de usar repartidores de costes

No cabe la menor duda de que un repartidor de costes ofrece muchos beneficios al usuario. A continuación, enumeramos algunas de las razones para realizar dicha instalación.

repartidores de costes (2)

Ahorro energético

Hay un estudio del Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) que indica que usar los repartidores de costes supone un ahorro de un 30%. Este dato está confirmado por la Asociación Europea de Repartidores de Costos de Calefacción (EVEE) y la Asociación Española de Repartidores de Costos de Calefacción (AERCCA).

Reparto democrático de los gastos

El uso de los repartidores de costes evita muchas divergencias entre los vecinos. Esta opción permite que cada uno abone el gasto en función de lo que gasta. En cuanto a los costes fijos que se relacionan con el mantenimiento, las fugas de energía o el consumo en la sala de calderas,  se reparten de forma proporcional según decisión de la comunidad.

Respeto por el medioambiente

El repartidor de costes también sirve para cuidar el medioambiente debido a que se controla el consumo. El ahorro energético se traduce en menos gasto y reduce las emisiones de C02 que contaminan el planeta. Hoy en día, esta es una de las preocupaciones de los gobiernos Europeos según los objetivos marcados en la agenda 2030.

ahorro energetico

Garantizar el confort térmico en las viviendas

Para concluir, cabe añadir que el uso de estos dispositivos, junto con las válvulas termostáticas, nos ayuda a regular la temperatura de cada estancia. Esto mejora la habitabilidad en el hogar y garantiza el confort térmico. Lo recomendable, es que el usuario pueda elegir la temperatura óptima.

¿Cómo se instalan los repartidores de costes en el hogar?

El primer paso es realizar un estudio en el edificio para poder evaluar todos los factores que influyen.  En este caso, hay que ponerse en manos de una empresa especializada como Remica, para que elabore un informe que permita valorar la viabilidad y calcular el reparto de costes en función del número de propietarios o inquilinos en el edificio. Además, la compañía cuenta con todas las garantías de calidad necesarias, ya que es una empresa reconocida por AENOR con el Certificado de Marca N de Servicio de medición y reparto de consumos en instalaciones con sistemas centralizados de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS).

intalación repartidores de costes

Se evalúa el reparto de los costes según el tipo de radiador, el combustible, la electricidad, la potencia, entre otros aspectos. Este tipo de cálculo matemático no es tan sencillo como se cree, porque hay que tener en cuenta muchos parámetros además de los metros cuadrados de cada estancia, no es lo mismo el consumo en un salón que en un cuarto de baño. ¡Conoce el procedimiento que seguimos para garantizar la individualización!:

  • En primer lugar, se informará a cada vecino de la fecha en la que realizará la instalación de los repartidores de costes.
  • Según lo acordado, los técnicos deberán instalar estos dispositivos y hacer un equilibrado hidráulico de la instalación. Esto va a permitir que los radiadores calienten adecuadamente.
  • Asimismo, se procederá a instalar las válvulas termostáticas, una vez que se ha realizado el vaciado de la instalación de la calefacción central. 
  • Finalmente, se tendrá que llenar de nuevo la instalación y comprobar que no hay fugas y el funcionamiento es correcto.

Para concluir, cabe indicar que no es lo mismo la instalación de repartidores de energía que la de contadores de energía. En estos casos, la colocación podrá estar condicionada por el tipo de calefacción del edificio. Sin duda alguna, este tipo de normativa es de gran ayuda para repartir los gastos entre los vecinos según el consumo real y garantizar una mayor eficiencia energética.

¿Quieres más información? ¡Contacta con nosotros aquí o escribiendo a transicionenergetica@remica.es y uno de nuestros consultores energéticos se pondrá en contacto contigo!

Publicar Respuesta

3 × 5 =