Reducir el consumo energético es rentable

Reducir el consumo energético es rentable

Algunos usuarios todavía se preguntan si reducir el consumo energético es rentable. La respuesta es sencilla: rotundamente sí. A continuación te ofrecemos cinco razones que te terminarán de convencer si todavía no te has decidido a reducir tu consumo energético.

Ayudarás a disminuir la dependencia energética  exterior

Quizás no lo sepas, pero más del 70% de la energía que se consume en España se importa. Esta situación se describe como dependencia energética y, en el caso de nuestro país, este nivel es bastante superior a la media de la Unión Europea. Y es que se calcula que Europa importa aproximadamente un 53% de la energía que consume.

Entre los países europeos más dependientes energéticamente, además de España, destacan Malta (104%), Luxemburgo (96 %), Chipre (96%), Irlanda (89%) e Italia (76,9%). Por su parte, República Checa (27%), Holanda (26%),  Polonia (25%), Rumanía (18%), Dinamarca (12%) y Estonia (11%) son los menos dependientes del exterior.

Pero ¿qué podemos hacer nosotros a nivel particular? Reducir el consumo energético en nuestros vehículos, hogares, empresas e instituciones es rentable para las arcas púbicas de nuestro país.

 

Contribuirás a cuidar el medio ambiente

Reducir el consumo energético es rentable también para el medio ambiente. Y es que tanto la producción como el consumo de energía repercuten en fenómenos como el calentamiento global, la contaminación atmosférica, la lluvia ácida, la contaminación radiactiva o los vertidos de hidrocarburos, entre otros.

¿Cómo es posible?

  • La producción de energía genera contaminantes que afectan tanto a la calidad del aire como al suelo y a los seres vivos. Estas emisiones contaminantes tienen una doble naturaleza: la contaminación que surge a causa de los sistemas de producción y la contaminación fruto de situaciones de carácter accidental.
  • El mayor impacto, y el que más preocupa globalmente, es el causado por la emisión a la atmósfera de los gases producidos en la combustión de madera y, sobre todo, de los combustibles fósiles.
  • Otro problema relacionado con la producción de energía es la lluvia ácida, es decir, cualquier tipo de precipitación (niebla, lluvia, nieve o granizo) con un nivel de acidez superior al normal, que causa verdaderos estragos en los ecosistemas. Según datos de la UNED, la mayor parte de las emisiones de dióxido de azufre SO2, uno de los causantes de la lluvia ácida, reside en las centrales térmicas que queman carbón y por lo que es en este campo donde se están tomando las iniciativas más importantes.
  • El impacto de la industrialización ha trastocado el equilibrio natural: el consumo de combustibles fósiles, que libera grandes cantidades de CO2 inmovilizadas en eras geológicas pasadas, es el principal responsable de que las concentraciones de este gas hayan pasado de 280 a 360 ppm. Aproximadamente el incremento ha sido del 23%, entre 1870 y 1991.

¿Sabías que lejos de disminuir, en un planeta en continuo crecimiento, el consumo energético tiende a aumentar? Así lo muestran las cifras: desde los años setenta, el consumo de energía mundial se ha más que duplicado, llegando a un consumo de 12.274,6 Mtep de energía primaria total en 2011. Y en el futuro se espera que continúe aumentando.

Podrás reducir tu factura energética

Además de los beneficios económicos, sociales y medioambientales que hemos detallado anteriormente, otro gran beneficio te afecta directamente. Y es que si logras reducir tu consumo energético también notarás un ahorro en la factura de energía que pagas regularmente.

Piensa en todo lo que te rodea y consume energía, cocina, luces, combustible para el coche… continuamente estamos realizando un consumo energético. En el caso de la calefacción, se calcula por ejemplo que por cada grado centígrado de más se consume aproximadamente un 7% más de energía.

¿Cómo lograr reducir el consumo energético? Elegir electrodomésticos de alta eficiencia energética y cambiar las antiguas bombillas por otras de menor consumo energético son pequeños gestos que ayudan a ahorrar. Si quieres más ideas, el IDAE ha editado una guía en forma de infografía con consejos útiles para lograr ahorrar energía en el hogar. ¡Te recomendamos que la visites! Seguro que hay muchos trucos que puedes aplicar para ahorrar en tu factura de energía.

Vivirás más cómodamente

Los avances tecnológicos en el campo de la domótica también ayudan a mostrar que reducir el consumo de energético es rentable y muy cómodo. Y no es una cosa de los hogares y negocios del futuro, sino del presente.

Pero, ¿en qué consiste? La domótica gestiona elementos de control que contribuyen al ahorro de agua, electricidad y combustibles, lo que contribuye a ahorrar dinero y energía. Existe una gran variedad de sistemas domóticos como por ejemplo, de iluminación eficiente, que permiten adaptar la iluminación a la hora del día o a la presencia de personas; sistemas de control de la calefacción eficientes como Evohome que permiten programarla en función de las horas de ocupación del hogar y de las necesidades de cada estancia…

Para más información, es recomendable la guía Cómo ahorrar energía instalando domótica en su vivienda.

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Publicar Respuesta

siete − cuatro =