Recomendaciones para un buen uso del aire acondicionado

aire acondicionado consejos

Recomendaciones para un buen uso del aire acondicionado

La reciente llegada del verano, suele acompañar con una subida exponencial de las temperaturas, que en ocasiones nos pilla desprevenidos en lo que se refiere a la puesta a punto de los sistemas de aire acondicionado. Este encendido de los aparatos, no debe de ser sinónimo de derroche energético, ¡toma nota de los siguientes consejos para climatizar tu hogar de forma eficiente!  

Siempre teniendo en cuenta la reducción del consumo de energía en los edificios, el elevado coste económico de la energía y las perspectivas nada halagüeñas en el panorama energético, más el impacto medioambiental que el consumo energético ocasiona en nuestro planeta, queremos que optimices tu aparato de aire acondicionado.

En este artículo, te ofrecemos todos los detalles para que le puedas sacar el máximo partido a tu aire acondicionado durante los meses de verano teniendo en cuenta algunas de las  recomendaciones que ofrece el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE):

 

1. Elige equipos de alta eficiencia energética

En primer lugar, hay que seleccionar la marca, el modelo y el espacio idóneo para obtener un buen resultado. Como bien sabemos, la oferta es amplia, sin embargo, hay que comprar un aparato que se ajuste a nuestras necesidades. En este caso, lo mejor es solicitar asesoramiento a un profesional en la materia para que nos indique cuál es la opción más acertada.

Hay que invertir en instalaciones de alta eficiencia energética, debido a que hay equipos que pueden consumir un 60% más de electricidad que otros. En todos los electrodomésticos aparece una etiqueta de eficiencia energética con una calificación que va desde la letra A a la G, se trata de una información determinante para conocer el consumo eléctrico.

 

2. Llevar a cabo un buen mantenimiento

Otro aspecto muy importante es la limpieza y mantenimiento del equipo.  Si se ha realizado un correcto mantenimiento preventivo y correctivo durante todo el año, la instalación funcionará de manera adecuada y se evitarán problemas técnicos y riesgos sanitarios en la época en la que el sistema de refrigeración debe funcionar a pleno rendimiento. 

Este mantenimiento debe realizarse al menos una vez al año, por un profesional cualificado que sea capaz de optimizar la instalación para lograr una mayor eficiencia energética.

 

ahorro energético aire acondicionado

 

3. Intenta regular la temperatura interior

Una temperatura muy baja del aire acondicionado es sinónimo de derroche energético. El Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) ofrece unos valores de temperatura óptima para las instalaciones de climatización según la época del año, y establece que en verano la temperatura recomendada oscile entre 23 – 25 grados; y en invierno entre 21 – 23 grados

Además, debemos de tener en cuenta que la diferencia de temperatura con el exterior no debe superar los 12º grados, asimismo una temperatura excesivamente baja puede provocar dolencias como resfriados, dolores de cabeza o contracturas.  

 

4. Adaptar la temperatura en función de las necesidades de cada zona.

Para lograr que una estancia sea agradable influyen muchos factores, como el mobiliario, la decoración y la temperatura. En lugares de trabajo, a la hora de diseñar el sistema de climatización se debe realizar un estudio previo para determinar las necesidades térmicas de cada zona. Si se trata de un espacio ya en funcionamiento, conviene realizar un proyecto que determine cuáles son las necesidades de refrigeración de cada puesto de trabajo para realizar las mejoras oportunas. De ese modo se evita el derroche energético y se aumenta el confort. 

El flujo del aire debe orientarse hacia el techo y no directamente a la persona. ¿Por qué razón? Por la densidad del aire frío que tiene la capacidad de distribuirse mucho mejor por la estancia y descender a la parte inferior del habitáculo.

 

5. Programar el encendido y apagado del sistema.

 El funcionamiento del sistema de refrigeración se puede automatizar gracias a dispositivos como los termostatos. Estos dispositivos permiten individualizar el control de cada equipo, indicando que dejen de funcionar cuando logran una temperatura óptima. Hay modelos que permiten realizar una programación horaria para que se apaguen automáticamente en los periodos en los que el recinto permanece vacío. 

Además, los termostatos suelen incluir la opción de modo eco para que el aire siga funcionando, a la vez que evita los picos de calor. 

 

eficiencia energética aire acondicionado

 

6. Beneficiarse del ‘enfriamiento gratuito por aire exterior’. 

El sistema de enfriamiento gratuito por aire exterior o free-cooling proporciona importantes ahorros energéticos. Consiste en utilizar aire del exterior, normalmente solo filtrado, en vez de recircular aire del retorno. Para poder beneficiarse del free-cooling la instalación debe contar con sistemas de climatización por aire y las unidades de tratamiento de aire deben estar equipadas con elementos que admitan realizar un control adecuado de la instalación.

Podemos refrigerar los espacios sin encender el aire acondicionado. Abrir ventanas para crear corrientes de aire o bajar los estores para evitar que la luz natural provoque que se concentre el calor.

 

7. Apagar los aparatos electrónicos que no se utilicen.

 Mantener encendidos los aparatos eléctricos y luces que no utilizas es un derroche energético. Ya que por el simple hecho de estar encendidos,  estos dispositivos generan más calor. Apágalos y notarás un ambiente mucho más agradable cuando utilices el aire acondicionado.

Hay que señalar que es fundamental desconectar los aparatos de la corriente eléctrica si no se utilizan con la finalidad de evitar costos, aunque a priori parece algo irrelevante, podría afectar directamente a nuestro bolsillo.

Si el usuario sale de vacaciones o va a estar un largo periodo sin hacer uso de estos, se recomienda desconectar los aparatos. De esta forma, no solo vamos a ahorrar dinero, sino que se van a evitar riesgos y se podrían prevenir posibles cortocircuitos e incendios.

 

8. Revisar el aislamiento térmico.

 Aunque el sistema de climatización sea muy eficiente, se seguirá derrochando energía si el aislamiento térmico del edificio es deficiente o si los conductos a través de los que se transmite el aire no están instalados con el aislamiento térmico adecuado. 

 

revisar aislamiento termico ahorro energetico

 

9. Buscar la implicación de todos los que utilizan la instalación. 

Mejorar la eficiencia energética del sistema de refrigeración no es solo una cuestión tecnológica, también es una cuestión de conciencia. Por eso, mantener a los usuarios, informados a través de avisos, charlas o manuales sobre cómo utilizar el sistema de refrigeración, y buscar su colaboración es importante para acabar con el despilfarro energético.

 

eficiencia energetica ahorro energetico

 

En conclusión, hay muchas opciones de evitar que el consumo energético se dispare y reducir la factura de la luz.  Si ponemos en marcha estos consejos o parte de ellos, se hará un mejor uso del aire acondicionado y podrás beneficiarte del ahorro energético.

Publicar Respuesta

cinco × 1 =