Inspección de instalaciones térmicas de eficiencia energética en Madrid, según normativa

Inspección de instalaciones térmicas de eficiencia energética

Inspección de instalaciones térmicas de eficiencia energética en Madrid, según normativa

La Comunidad de Madrid exige a los inmuebles la inspección periódica de eficiencia energética de instalaciones térmicas con una potencia útil nominal superior a 70 kW, es decir, instalaciones de aire acondicionado y calefacción, incluyendo agua caliente.


¿Cómo me afecta esta normativa?



Si tu inmueble tiene una potencia útil nominal superior a 70 kW (normalmente, se trata de edificios con instalaciones centralizadas de calefacción y agua caliente), resultará afectado por esta normativa de instalaciones térmicas de edificios. En calefacción y agua caliente, las inspecciones se realizan cada 4 años en los inmuebles cuyos sistemas térmicos funcionen con combustibles gaseosos o fuentes renovables y  cada 2 años en los demás casos. En las instalaciones con aire acondicionado deberán someterse a estas revisiones cada 5 años.


¿Para qué sirve el informe de la inspección técnica?



La normativa aprobada en febrero de 2014 en la Comunidad de Madrid establecía ya un procedimiento destinado a llevar a cabo inspecciones de eficiencia energética en las instalaciones térmicas de los edificios.

Hasta ese momento, eran las OCAs (Organismos de Control Autorizados) las encargadas de completar las inspecciones para garantizar la seguridad de estas, además de velar por su buen funcionamiento y asegurar que su vida útil fuese la establecida por los fabricantes. Sin embargo, esa normativa no contemplaba un concepto fundamental de nuestros días: el de la eficiencia energética.

Actualmente, y gracias a esta normativa, es el propio usuario de la instalación quien tiene la posibilidad de pedir una valoración del rendimiento de su instalación térmica. Estas inspecciones ya no son realizadas únicamente por las OCAs, también pueden realizarlas las empresas de mantenimiento quienes tienen la obligación de redactar un informe detallado y hacer al usuario conocedor de dicho informe.

Gracias a ello, los propietarios sabrán con certeza cuáles son las áreas que se podrían mejorar en su sistema térmico. Dicho informe también facilita al usuario la información energética pertinente acerca del estado de la instalación de calor y frío.

Otra ventaja de este tipo de informes es que contemplan un inventario de los equipos que forman parte de la instalación, determinando el rendimiento de estos, estudiando si tienen pérdidas energéticas y registrando cuáles son sus consumos. De esta manera, el mismo usuario puede determinar qué aspectos podrían ser actualizados en la instalación para mejorar la eficiencia y consumo energético.

¿Quién puede ejercer como consultor para la inspección?

 

Una empresa de servicios energéticos, también conocida por sus siglas ESE, puede encargarse de estas inspecciones. Recordemos que uno de los aspectos más importantes de la inspección de instalaciones térmicas es el de lograr los mejores resultados en cuanto al consumo energético del sistema.

Sin embargo, no es el único aspecto que contempla esta normativa. Otras tareas, como las de mantenimiento preventivo y correctivo, estudios de viabilidad económica, seguimiento energético, o implantación de MAEs también se incluyen para continuar garantizando la seguridad y el buen funcionamiento de la instalación térmica.

Debido a que se trata de atender diversos aspectos sobre los sistemas de calefacción, aire acondicionado y agua caliente sanitaria, la empresa encargada de las inspecciones debe cumplir con diversos requisitos para calificar como apta. Dichos requisitos han sido establecidos dentro del mismo decreto de la normativa.


¿Por qué contratar a Remica?


En este sentido, nuestra empresa Remica es la opción que cumple con todos los requerimientos para realizar la inspección de instalaciones térmicas.

Una vez finalizada la inspección, nuestros técnicos especialistas procederán a la redacción del informe con las recomendaciones para la mejora de la eficiencia energética de las instalaciones térmicas, siempre orientado a mejorar su rentabilidad a corto, medio y largo plazo.

El informe también puede incluir un análisis detallado del rendimiento del generador, siempre en función de la potencia térmica que se encuentre instalada en el inmueble y cotejando estos datos con la demanda térmica real de la instalación.

Otro aspecto que se analiza es valorar el rendimiento que se obtendría con un generador de las mismas características que el actual, pero nuevo. Este análisis se compara con un segundo análisis, en el que se valora si es una mejor solución contar con un generador de diferentes características. Este puede ayudar a mejorar el rendimiento energético o, incluso, aprovechar las instalaciones de energías renovables.



¿Qué debo hacer tras realizar la inspección de instalaciones térmicas?



El informe que emita el consultor puede arrojar varios resultados. Estos pueden variar entre aceptable, condicionado o negativo. Si es aceptable, es probable que no sea necesario planificar acciones o tomar ninguna medida. 

Sin embargo, en los dos últimos supuestos, resulta necesaria la intervención con las acciones requeridas. El propietario tendría que subsanar los errores de la inspección y no mantener instalaciones con una eficiencia energética baja.

Por todo ello, lo más recomendable es actuar favorablemente, incorporado a su sistema las medidas para mejorar la eficiencia energética que mejor se ajusten a su situación actual. Gracias a esta decisión, el usuario podrá reducir costes y, por tanto, lograr un ahorro económico significativo en los gastos de la energía del inmueble.

Algunas de estas medidas pueden constar de la instalación de tecnologías actuales, que puedan mejorar el consumo de combustible hasta en un 40 %. También se contemplan otras opciones tales como la conversión del sistema a combustibles más económicos, el cambio a equipos y elementos que ofrezcan un mayor aprovechamiento energético o la aplicación de la individualización del consumo y sistemas de regulación en los emisores. Tomar las medidas pertinentes va a garantizar la reducción de costes, por lo que resultará rentable a medio e, incluso, a corto plazo.

Por todo ello, te recomendamos contar con nosotros a la hora de realizar la inspección periódica de eficiencia energética de instalaciones térmicas en tu inmueble, ya que te garantizamos rapidez, eficiencia y un análisis bien fundamentado del estado de tus instalaciones.

Publicar Respuesta

7 + diecinueve =