¿La gestión de la felicidad en las empresas es posible?

  • Home
  • empleo
  • ¿La gestión de la felicidad en las empresas es posible?
gestión de la felicidad en las empresas

¿La gestión de la felicidad en las empresas es posible?

gestión de la felicidad en las empresas¿Es posible la gestión de la felicidad las empresas? ¿Cómo podemos medir la felicidad dentro de una compañía? ¿Cómo puedo saber si mis empleados son felices en sus puestos de trabajo? ¿Soy feliz en mi empleo?

Son preguntas que nos hacemos y muchas veces son muy difíciles de contestar. Posiblemente si somos un empresario sepamos gestionar los recursos de nuestra propia empresa, la parte financiera, la gestión del material necesario, pero ¿y la felicidad? Está demostrado que un empleado feliz es más rentable que uno que no lo es.

Un estudio elaborado por Gallup encontró que las empresas cuyos empleados estaban más satisfechos habían aumentado sus ganancias por acción a una tasa cuatro veces mayor, superior a la de las compañías con baja puntuación en ese concepto. Sin embargo, según una encuesta del State of the Global Workplace del grupo de investigación estadounidense Gallup, sólo el 13% de los empleados de 142 países se sentían ‘vinculados’ con su trabajo, mientras que el 87% restante se sentía ‘poco vinculado’ o ‘activamente desvinculado’. En este informe también se revela que solo uno de cada ocho trabajadores está contento con su trabajo, por lo que es un terreno aún por explotar.

¿Se preocupan las empresas de que sus empleados sean felices? Algunas de ellas están poniendo en práctica acciones para conseguirlo y centrando sus esfuerzos en medir la felicidad de sus empleados. Muchas empresas emplean estudios de clima laboral  para medir la felicidad de sus trabajadores. Para que los resultados sean fiables es necesario que los resultados sean recogidos de manera anónima, según confirma la consultora de investigación y gestión de Recursos Humanos, Great Place to Work, que investiga los mejores lugares de trabajo del mundo.

Claves para conseguir un empleado feliz

Hace mucho tiempo que el salario dejó de ser la única causa para medir la felicidad de un empleado. Son ahora las condiciones laborales, los horarios flexibles, el teletrabajo o la conciliación laboral factores que influyen en el bienestar de los trabajadores.

Conseguir que tus trabajadores compartan sus valores con los de la empresa es un pilar fundamental, de esta manera las personas trabajarán de una manera mejor y relajada. Si potenciamos la creatividad y la posibilidad de conciliar la vida personal con la vida profesional, el resultado es un trabajador contento, feliz y dispuesto para el trabajo.

Según un estudio publicado por el Ministerio de Igualdad, ‘Conciliación de la vida laboral, personal y familiar’ (2010) los beneficios de poder compaginar la vida laboral con la familiar permite aumentar la calidad en la gestión de los recursos humanos, ahorrar en el gasto de personal, debido a que se aumenta la retención del talento cualificado y la fidelidad, de esta manera disminuyen los costes de reclutamiento y formación. Otra de las ventajas es la mayor productividad y rendimiento económico con la consecuente mejora de la imagen de la empresa.

Es importante hacer saber a los empleados lo importantes que son para la empresa, ser receptivos a la hora de recibir sugerencias, ya que pueden mejorar las actividades del día a día.

Cuando estamos trabajando nos gusta sentirnos recompensados y que nuestra labor se vea recompensada. Este tipo de gestos reflejan que somos observados y que nos tienen en cuenta, somos importantes para la empresa. El hecho de conseguir beneficios adicionales genera motivación dentro de la plantilla.

Fortalecer los conocimientos de los trabajadores es un elemento motivador, ya que uno comprueba en primera persona como la compañía invierte en sus estudios y quieren hacer de ti un trabajador mejor.

Al igual que una gran compañía de ordenadores que convierte a sus clientes en fans, con las ventajas que ello conlleva, las empresas deben pensar en sus trabajadores como embajadores de la marca. Un empleado sale de su puesto de trabajo y sigue hablando de él, cuando está feliz, transmitirá este sentimiento a aquellos que le rodean, y en el caso contrario transmitirá una imagen negativa. Todo está relacionado, según un estudio elaborado por Madison Performance Group, un alto grado de implicación hacia la marca supone una importante ventaja competitiva. Aumentar el compromiso de los empleados hacia la marca equivale al incremento en un 12% del grado de satisfacción del cliente.

La mayoría de las veces los trabajadores tienen un horario establecido, sin embargo está comprobado que cuando existe una mayor libertad y flexibilidad horarias los empleados pueden descansar mejor y su trabajo es más productivo para la empresa.