¿Cómo controla Remica la eficiencia energética de sus instalaciones?

¿Cómo controla Remica la eficiencia energética de sus instalaciones?

¿Cómo controla Remica la eficiencia energética?

Medir, medir y medir, esa es la base sobre la que  se asienta la supervivencia de una empresa de servicios energéticos como Remica. Para entenderlo, hemos de tener en cuenta que cada vez que la compañía firma un contrato de gestión energética los riesgos económicos que se derivan de un posible mal rendimiento de la instalación corren a cargo de la propia empresa. Por tanto, la continuidad de la ESE dependerá de que se dé un buen rendimiento de la instalación que asegure el confort y la seguridad del cliente y logre una buena eficiencia energética y económica que además es beneficiosa para el medio ambiente.

Ante esta realidad, es obvio que cualquier avería o mal funcionamiento en los equipos que forman la instalación térmica y que pueden generar bajadas del rendimiento -provocando un incremento en el consumo de materias primas- resultan muy perjudiciales para la ESE que verá como sus gastos se incrementan.

Por ello, detectar esas averías lo antes posible resulta fundamental. En ocasiones, el propio usuario puede percibir un problema en la instalación. Sin embargo, se dan circunstancias en las que ni él mismo es consciente de éstas. Pongamos un ejemplo: si se produce una avería en los campos solares, el servicio al cliente puede no verse afectado, por lo que nadie se daría cuenta del problema hasta que el técnico llevase a cabo de forma presencial el mantenimiento.

De ser así, el rendimiento de la instalación podría sufrir un descenso importante desde la aparición de la avería en cuestión hasta la detección de ésta por parte del técnico encargado de su mantenimiento.

Precisamente, por esta razón se creó el equipo de ‘controllers’ energéticos de Remica SE, que controla diariamente los ratios y variables obtenidos de los contadores de energía y de gas de las salas de calderas que gestiona. Dicho control se lleva a cabo a primera hora del día, todos los días del año, mediante el uso de un cuadro de mando diseñado íntegramente por personal de Remica SE. Esta herramienta, mediante el análisis de ratios energéticos nos indica exactamente dónde podríamos tener problemas de rendimientos mediante una batería de alarmas diseñadas para tal fin.

En el momento en que se detecta una alarma energética se pone en marcha de un protocolo de actuación por parte del equipo del control energético. No solo debemos solventar la incidencia que ha ocasionado el mal funcionamiento de la instalación, sino que debemos hacerlo reduciendo los tiempos de respuesta al máximo. Hay que tener en cuenta que cuanto más tiempo tardamos en solucionar la incidencia detectada, más materia prima estamos consumiendo en aportar la energía necesaria para dar un servicio de calidad.

Los controller energéticos analizarán mediante el sistema de telegestión la instalación donde se ha detectado la anomalía. Si mediante este análisis podemos localizar exactamente el problema, se pondrán entonces en marcha los recursos necesarios para solventar la incidencia. Dichos recursos van desde la intervención en oficina de controllers o técnicos de telegestión para solucionar incidencias vía telemática desde nuestras oficinas, a la intervención en las mismas instalaciones de técnicos de mantenimiento o calefactores responsables de las instalaciones gestionadas por Remica SE. De esta forma, tanto los técnicos de mantenimiento responsables de las instalaciones que gestiona Remica SE como el personal de oficina que analiza los ratios energéticos de cada instalación deben estar en contacto continuo y perfectamente sincronizados para lograr una adecuada repuesta ante este tipo de alarmas y lograr mantener un elevado nivel de eficiencia en los rendimientos obtenidos.

Cada final de mes se establece un ranking por parte del equipo de Gestión Energético donde se analiza la evolución de los rendimientos de cada instalación. Asimismo, se evalúan los resultados energéticos obtenidos por cada controller energético, cada jefe de mantenimiento, cada gerente de área y cada técnico de mantenimiento que componen el departamento de Gestión Energética en las instalaciones de las que son directamente responsables. De esta forma, el trabajo y resultados obtenidos por cada miembro del equipo queda perfectamente reflejado, no sin olvidar que esta tarea sería imposible de cumplir sin la colaboración y trabajo en equipo que toda la empresa lleva a cabo.

 

Publicar Respuesta

diecisiete + cinco =