Ahorrar calefacción en casa es posible con estas recomendaciones

ahorrar calefaccion en casa

Ahorrar calefacción en casa es posible con estas recomendaciones

El hogar es el espacio en el que las personas buscan descansar y relajarse, por lo que deben ser espacios agradables  y confortables. En los meses de frío, en los que hay menos horas de luz y las temperaturas son bajas, ahorrar calefacción en casa es posible si se siguen algunas recomendaciones.

 

Conocer los puntos fuertes y débiles de tu vivienda

La ubicación y la orientación, así como el tamaño influye en que la vivienda sea más o menos fría.

Según explica la  agencia inmobiliaria Housell en su blog, en España la orientación sur se considera la más apropiada para ahorrar energía ya que es la que más luz y radiación recibe a lo largo de todo el día y durante gran parte del año.

No obstante, también depende de dónde esté ubicada la vivienda, ya que no mismo residir en la calurosa Sevilla que en la fría Ávila.

Y, además, hay otros factores que influyen en que una vivienda sea fría a pesar de tener una buena orientación sur. Así, por ejemplo, puede haber edificios alrededor que impidan que llegue la luz del sol, o las habitaciones de la vivienda pueden ser interiores, por lo que tenderán a ser más oscuras y frías.

Por último, también influye el tipo de aislamiento térmico de la vivienda. Si este es deficiente, será más difícil mantener el calor en el interior de la vivienda ya que este se escapará por los muros, la cubierta y los cerramientos (puertas y ventanas).

Se estima que las viviendas con un buen aislamiento térmico pueden ahorrar hasta un 50% de energía con respecto a las viviendas con un aislamiento deficiente. Por ello, cualquier medida que ayude a mejorar este aspecto repercutirá positivamente en el confort térmico de tu hogar. aislamiento térmico

 

Identificar el nivel de eficiencia del sistema de calefacción

Otro de los factores que hay que tener en cuenta es el tipo de sistema de calefacción que tiene la vivienda y el combustible que utiliza (carbón, gasoil, gas…).

¡No esperes al final de la vida útil del sistema de calefacción para hacer mejoras!  Normalmente, un sistema de calefacción ineficiente consume mucha más energía de la necesaria y el usuario no se percata de ello ya que el sistema sigue funcionando.

En el caso de los sistemas de calefacción central, contratar un servicio de gestión energética es la mejor manera de asegurarse que el sistema funcionará de forma óptima, garantizando una protección contra el sobreconsumo energético que generan las ineficiencias.

Además, integrar energías renovables en el sistema de calefacción central abaratará la factura energética ya que reducirá la dependencia de los combustibles fósiles para generar calor. En Remica hemos diseñado el Plan Remica Hybrid Plus que combina la aerotermia y energía fotovoltaica para obtener calefacción central, con el que las comunidades de propietarios pueden ahorrar hasta un 60% de energía. Si quieres saber más, visita https://hybridplus.gruporemica.es/

Eficiencia energética hogar

 

Hacer un buen uso del sistema de calefacción

El uso que se realice del sistema de calefacción central también influye en el consumo energético. Con estas recomendaciones podrás ahorrar calefacción en casa:

  • Haz uso de las válvulas termostáticas, termostatos y cronotermostatos para programar la calefacción en función de las necesidades específicas de cada habitación.
  • Apaga la calefacción de las estancias vacías y cierra la puerta para que el calor se distribuya por las estancias ocupadas.
  • Asegúrate de que ha purgado correctamente los radiadores y que están limpios y libres de obstáculos, para facilitar la transmisión de calor en la vivienda.
  • Por cada grado centígrado de más, se consume entre un 7% y un 10% más de energía, por lo que se recomienda regular la calefacción a una temperatura moderada (normalmente, durante el día, a unos 21 grados centígrados, pudiendo bajar esta temperatura cuando se duerme).
  • Para ventilar sin que se escape el calor, aprovecha las primeras horas del día. Se considera que diez minutos son suficientes para renovar el aire de una habitación.
  • Durante el día, deja pasar la luz solar para aprovechar el calor que desprende de forma natural.
  • Cierra las persianas y cortinas cuando anochezca: evitarás importantes pérdidas de calor.
  • Comprueba si hay corrientes de aire en puertas y ventanas y, si es necesario, sella las ranuras.

Publicar Respuesta

dos × uno =