Líder en eficiencia energética

Individualización del consumo

Remica instala válvulas termostáticas tras la indi

Elija su temperatura, elija lo que gasta. Un sistema que permite individualizar el consumo en calefacciones centralizadas

El confort térmico se define como la condición en la que el usuario siente satisfacción respecto al ambiente térmico en el que está. Sin embargo, no todos nos sentimos cómodos con la misma temperatura, ni todas las viviendas tienen las mismas características.

Llevar a cabo una individualización del consumo en un sistema de calefacción centralizado, no sólo es posible, sino que además reporta muchos beneficios a los usuarios: desde elegir la temperatura que quieren tener en cada estancia de la casa, hasta apagar la calefacción cuando están fuera. Es decir, mejora de confort y ahorro.

¿Cómo funciona? Mediante válvulas termostáticas que, instaladas en cada radiador, van a permitir la regulación y el control de la temperatura ambiente de la estancia.

Pero, ¿cómo sabemos el consumo? Empleando repartidores de costes, dispositivos que, colocados en el radiador, miden dos temperaturas: la de la superficie del mismo y la temperatura ambiente de la estancia, calculando el consumo con estos datos y en base a las características y tamaño del radiador. Toda esta información se transmite de forma automática a una centralita, sin necesidad de acceder mensualmente a la vivienda ni molestar a los usuarios.

Según la Directiva 2012/27/UE de eficiencia energética, antes del 31 de diciembre de 2016, toda instalación térmica que dé servicio a más de un usuario dispondrá de algún sistema que permita el reparto de los gastos correspondientes a cada servicio (calor, frío y agua caliente sanitaria) entre los diferentes usuarios.
 

Acceso accionistas Ayúdenos a mejorar